¿Supermán es paralítico?

21 febrero 2008 a las 12:24 | Publicado en General | Deja un comentario

Ya todo ha cambiado para mí. Superman ha perdido sus poderes y ya no podrá deleitarme con sus trucados vuelos televisivos, nunca más salvará de un falso peligro de inundación una ciudad al lado de una enorme presa agrietada, ni apagará soplando más incendios de cartón. Se acabó. Ya no habrá otra entrevista con Lois en una romántica noche despejada, ni más bajar a niñas y ancianas sus traviesos gatos de elevados árboles. Se terminó el cambiarse apresuradamente en una cabina telefónica y el coger balas con las manos, con las mismas manos que ahora no le responden cuando intenta moverlas, las mismas que golpearon invasores del espacio y que le sujetaron a un bravo misil, hoy no son capaces de sostener un lápiz. Superman es paralitico y ahora, como los demás minusválidos, se enfrenta a la vida en una sociedad que castiga esa maldición con obstáculos que ya ni sus superpoderes pueden eliminar.

Las barreras van cayendo, pero aún son muchas las que quedan, como los centros de educación: auténticos amasijos de escaleras incompatibles con el uso de una silla de ruedas. Para ello no hay más que mirar dentro de nuestro Alhadra y nos daremos cuenta de que sería imposible dar clase en esas circunstancias (de hecho ya es difícil cuando usas temporalmente muletas, y lo digo por experiencia). Tampoco es muy cómoda la entrada a la mayoría de los edificios, inadaptados a ellos por su antigua infraestructura. Al igual que la mayoría de transportes públicos, de acceso imposible. Pero hay más obstáculos. Por ejemplo, a la hora de cruzar las calles: las personas ciegas (que también son minusválidas) no pueden gozar de independencia al pasear porque los semáforos, salvo dos o tres, carecen del aviso sonoro que indique avanzar o parar. También existen infinitos problemas para los deficientes mentales, quienes requieren en su trato cierta paciencia que a veces solamente encuentran en profesionales, pues de la gente de a pie sólo obtienen sospechosas sonrisas.

supermanPero también es cierto que se está avanzando, ya que se obliga a construir las entradas con rampas además de escaleras, que existen organizaciones preocupadas por el transporte de minusválidos, que se organizan actividades deportivas, culturales, excursiones…, que se respira ambiente de solidaridad para con los minusválidos, en vez de aquel cada día más lejano tufillo a marginación. En definitiva, vamos hacia adelante. Y yo pediría a quienes leyeran este artículo hasta el final, si comparten conmigo esta opinión y estas inquietudes, que nunca duden en ofrecer ayuda a quien por culpa de su situación y de las barreras todavía sin caer la necesite, aunque nunca haya volado por el espacio, ni haya salvado el mundo de invasiones extraterrestres, aunque no haya salido en televisión ni haya apagado incendios soplando, y aunque los hubiera.

 

Javier García Padilla

COU B

Febrero 1995

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: