TRES LÁGRIMAS MARCHITAS

21 febrero 2008 a las 23:04 | Publicado en General | 4 comentarios
Aburrimiento extremado. Eso sentí de repente. Llevaba esperando más de dos horas. Cerdo, asqueroso. Pero no podía irme, porque él poseía algo que yo necesitaba. No era amor, ni cariño, ni siquiera venganza. Era algo tan extraño que no podía remediar el estar pegada en aquel banco durante infinitas horas ya.

– Llegaré a las cinco y media- me dijo y me repetí en mi mente durante cada segundo.

– No te vayas a ir, no tardo ¿vale?- Eso dijo.

lagrimas.jpg

Ya estaba harta de su informalidad, y yo, la tonta que tanto esperaba, volvía a hacerlo todas las tardes que quedaba con él. ¿Por qué?

Supongo que era el placer, sí, el placer que me hacía sentir cuando tardaba, cuando ya veía que no llegaba… sí, esa sensación me gustaba, me gustaba saborearla…

Recuerdo nuestra primera cita. Yo acababa de salir de un gran trance: Selectividad. ¿Imaginas? Llevaba una semana entera tomando pastillas de zanahoria y mandarina, para no pegar el ojo. Una semana de marchuqui con mis libros. Esa ruta de la sardina me había dejado agotada. Pero había quedado con él.

A las cinco y media en la puerta de los empiristas ¡vaya secta de locos!

Uno de estos intentó venderme un libro llamado “Encuentra tu paz interior”. Yo no lo acepté ¡qué chorrada! Mi paz interior sólo tenía un remedio: dormir. Cuando tomase café con él me iría a dormir, sola, o con mi peluche, o con… ¡ quién sabe!

Llegué, esperé, llegó tarde, estuve a punto de irme, me sentía herida ¿Cómo se atrevía? Pero al fin llegó. Un cuarto de hora tarde, pero llegó. Sus ojos parecían tristes, le pregunté, y… no contestó…

¡Qué tío más raro!, pero qué bueno estaba. Traía ojeras. Nunca lo había visto así… quizá… no, ¡Dios mío! Quizá…

De negro de los pies a la cabeza, mi moreno emanaba tristeza. ¿Su padre? ¡No! ¡No podía ser! Al mirarme, sus ojos empezaron a llover, me abrazó y supe que alguien a quien queríamos dijo adiós.

Pero yo ya no soportaba su dolor, así que hoy ya lo tenía planeado, su dolor ya no me afectaba. Sólo quería olvidarlo, quería… así el brillo plateado se llenó de sangre contra su corazón desangrado, sí, yo lo había matado…

Fue sin querer, yo lo maté…” Recordé una famosa canción que trataba de lo mismo. Dos chicas mataban a su novio. No querían, pero… Bueno, ya sabéis, cuando la rabia y la ira se unen, las mezclamos con algo de valentía y encima hay un amor entre medias… Pues esa experiencia se convierte en macabra y salvaje a la vez. Pero yo no quería hacerlo, lo descubrí cuando su corazón dejó de latir.

…Dulce ladrón, robaste mi canción…“Era precioso, sí, guapísimo. Pero su mala leche, sus insultos… ”Quise salir, pero manché una promesa de abril, una camisa de adiós…” En el último momento lo amé “… Vete ladrón…”

… Ahora sentía alegría, su muerte me llenaba de valentía, su muerte me dio la vida. Y alcé mis alas y volé a la deriva, hacia el mundo de las pesadillas…

ESCRITO POR: ISA, ANA Y LAURA. COU H. 1999

 

 

4 comentarios »

RSS feed for comments on this post.

  1. QuUeEEe!!!! ~*lIiinNnnNDdDoOO comentario, poema, pensamiento o lo que sea que hallas escritoo…*~
    Posdata: Escribe mas chik

  2. hola me gusta esa imagen sta rr copada bue nada chau

  3. GUAU¡¡¡¡¡
    ES IMPRESIONANTE FACINANTE¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
    MENCANTO¡¡¡¡¡¡¡
    BUENO ESPEROY HAGAN + DE ESTOS 🙂
    CHauI¡¡¡¡:)(K)(k)

  4. entiendo esa sensacion de placer … ufff estuvo bueno el relato n_n me trajo recuerdos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: