RELATO

25 febrero 2008 a las 19:52 | Publicado en General | Deja un comentario

CRUCERO ATLANTIC 

MANUEL GIL    (1ºE.S.O.-B)

   El viaje se me hizo eterno, pero por suerte pudimos salir vivos. Todo empezó un 23 de julio. Nos íbamos de vacaciones como todos los años, y esta vez decidimos recorrer el Atlántico en crucero. Iríamos con mi tía, desde aquí (Almería) hasta la Habana, en Cuba. Una vez en Cuba veríamos la isla y sus alrededores: Haití, Santa Lucía, Jamaica… pero solo si llegábamos.

puerto2.jpg 

   Cuando por fin llegó el esperado día, quedamos con mi tía en el puerto de Almería a las 10 de la mañana ya que el crucero salía a las 11. Cogimos las maletas y nos subimos al crucero. Era precioso, tenía grandes balcones y estaba muy bien decorado. Nuestro camarote no era muy grande, pero yo me conformé porque tenía una buena ventana y se podía ver todo el paisaje. Había una litera y una cama de matrimonio, yo dormiría en la parte de arriba de la litera y mi tía Marina dormiría en la cama de abajo con mi hermano pequeño. Mis padres dormían en la cama de matrimonio. El viaje se suponía que duraba 5 días, pero se hizo mucho más largo.  La gente que trabajaba en el crucero era muy rara y no me caía bien ni a mí, ni a mí hermano. El primer día que estuvimos cruzando el atlántico intentamos ver lo que había en el barco, pero no nos dio tiempo y lo vimos entre los dos primeros días. Al tercero, hasta sabía mi hermano Carlos andar solo por el crucero. Fuimos a la piscina por la mañana, y por la tarde estuvimos en una sala de informática donde había muchos ordenadores y aparatos electrónicos. Lo pasamos muy bien, cuando llegó la noche fuimos a comer al restaurante del barco. Había estatuas hechas con hielo y también un escenario donde actuaban muchos famosos mientras la cena. Ese día actuó un grupo que bailaba flamenco. La actuación acabó muy tarde, pero nosotros nos fuimos más temprano a nuestro camarote porque mi hermano tenía un poco de sueño.

crucero2.jpg

Por la mañana del cuarto día los que estaban en el camarote de al lado nos llamaron y nos dijeron que en vez de ir rumbo a La Habana nos estaban llevando hacia la Antártida, en el sur del Atlántico. Pronto se corrió la voz y todo el mundo fue a recepción a preguntar que pasaba. La recepcionista dijo que convocaría una reunión en la sala de actos a las 10 de la noche para que pudiésemos preguntar nuestras dudas. Pero la gente estaba muy impaciente y querían que se convocase la reunión ahora mismo. Al final se hizo así y todo el mundo fue al salón de actos.La recepcionista fue a llamar al capitán,  mi hermano y yo la seguimos porque notamos que había algo sospechoso en todo este asunto. La recepcionista entró en el camarote del capitán y le dijo:

-Ya está todo preparado capitán.

-Muy bien, ya solo queda que cierres bien las puertas para que no pueda salir nadie, y entonces nos pegaremos un buen festín.

-De acuerdo capitán, dentro de unos dos minutos puede pasarse por la sala de actos.  

  Nos quedamos muy extrañados y fuimos corriendo a decírselo a nuestros padres pero ya era demasiado tarde, el capitán iba detrás nuestra y no nos dejaría escapar. Cuando llegamos a la sala de reuniones estaba todo el crucero esperando al capitán. Este entró y dejó que le formulasen las preguntas, yo mientras tanto les dije a mis padres lo que había escuchado, ellos no se lo creyeron, yo intenté convencerles pero sabía que no se lo creería ni uno ni otro. Entonces un miembro de la tripulación cerró las puertas de la sala. Todos se pusieron a gritar muy asustados, y un hombre le preguntó al capitán

-¿Qué está pasando, porqué nos llevan hacia la Antártida y nos encierran aquí?

-Porque en realidad somos caníbales, no estáis en un crucero sino en el infierno.

canival11.jpg

 De repente salieron más tripulantes de las ventanas y nos rodearon completamente sin dejar que saliese nadie. Entonces me acordé de que mi tía se había quedado en el camarote porque no se encontraba muy bien. Se lo dije a mi madre y ella le llamó intentando contarle lo que pasaba. En ese momento pasó un marinero por delante de nuestro camarote y al escuchar el sonido del móvil tiró la puerta abajo pero no encontró nada ya que mi tía se había escondido debajo de la cama. Cogió el teléfono y se puso a hablar con mi madre. Mi madre le contó lo que pasaba, también le dijo que procurase no encontrarse con ningún tripulante ya que se la podrían comer de pies a cabeza. Así hizo hasta que el caníbal la encontró y tuvo que salir corriendo hasta quedarse rodeada. 

  Mientras tanto, los caníbales se acercaban cada vez más a nosotros hasta que el barco chocó con algo y todos nos dimos cuenta que el barco iba solo, y lo peor ¡que estábamos en una zona llena de rocas! No sabíamos que hacer pero por suerte esta historia no se iba a parecer a El Titanic. Chocamos con una isla que nadie conocía. Por el gran choque muchos de los caníbales que estaban pegados a la ventana cayeron al agua. Entonces, muchos de los pasajeros escaparon por el hueco libre que quedaba pero por mala suerte a mí y a mis padres no nos dio tiempo a salir. Los caníbales no lo soportaron más y dijeron que se comerían a todo el que quedase en el barco, yo muy asustado salí corriendo entre las piernas de los demás y conseguí escapar.

canival21.jpg

Seguidamente fui a buscar a mi tía, y cuando por fin la encontré estaba colgando de la ventana de mi camarote y tenía un tripulante cogiéndole de las manos para que no se cayese, a mí me sorprendió mucho y con mucha valentía le pregunté:

-¿Qué haces ayudando a mi tía?

-yo, en realidad no soy un caníbal como todos los demás. Hace 40 años, cuando se inauguro este barco, yo era un pasajero como vosotros, que no sabía nada de lo que pasaba. Cuando estábamos lejos de la costa los tripulantes que había nos dijeron que nos comerían a todos, nosotros a cambio nos ofrecimos a trabajar en el crucero. Mis compañeros de barco se fueron muriendo uno a uno y ya solo quedo yo, todos los demás son caníbales. Sé una salida del barco, os puedo llevar y así, podréis escapar de este infierno.

  Yo le dije que tenía que decírselo a mis padres. Fui corriendo a llamarles pero se dieron cuenta de que nos estábamos escapando y nos siguieron hasta que encontramos la salida.El marinero los paró pero no pudo retenerlos por mucho tiempo. Nosotros pudimos escapar a esa isla con la demás gente que había podido huir cuando se cayeron los tripulantes. La gente que se quedó en el crucero no pudo sobrevivir, aunque hubo algunos pasajeros que nos siguieron y pudieron escapar con nosotros. En total había en el barco 3450 personas pero solo sobrevivieron poco más de 900. Fue una masacre total, la gente estaba muerta por los pasillos y al marinero que nos había ayudado se lo comieron en menos de un minuto, pero lo peor era que estábamos en una pequeña isla perdida en el océano.

shipwerk.jpg

   Intentamos encontrar a alguien entre los supervivientes que supiera donde estábamos y efectivamente lo había. Nos dijo que estábamos en una isla inglesa llamada Santa Helena, cerca de Angola, pero estaba muy lejos de tierra para llegar nadando. Decidimos coger los botes salvavidas del barco e intentar llegar remando hasta la costa de Angola, subimos al barco y conseguimos coger los botes sin que se diesen cuenta. Pero a mitad del camino nos faltaba comida y muchas personas habían muerto. Decidimos que la marea nos llevase porque no teníamos más fuerzas para seguir, hasta que de repente chocamos con un gran barco pesquero que nos pudo llevar hasta Angola y seguidamente coger un avión rumbo a España. Lo pasamos todos muy mal, pero ahora estamos haciendo las maletas para irnos de vacaciones a recorrer el Mediterráneo.    

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: