RELATO CORTO

1 mayo 2008 a las 19:16 | Publicado en General | Deja un comentario

LA OSCURIDAD

Por ESTELA CALAFORRA 1ºE.S.O-B

La tarde se acercaba gris y húmeda, no había nadie paseando por las calles, todos estaban en sus casas con las puertas y las ventanas cerradas a cal y canto. Nadie paseaba, ni corría, ni jugaba, las calles del pueblo estaban deshabitadas. Sólo alguien se había atrevido a encender una luz a pesar de la oscuridad que amenazaba al pueblo.

Era la luz de una lámpara que había en una mesita de noche, la mesita de noche de un niño que no conseguía dormir; estaba atemorizado, se protegía del frío con una manta carcomida por los insectos. Su cara sucia y llena de heridas reflejaba el temor que sentía aquella noche.

Se levantó, fue hacia el armario y cogió su batín, se puso sus zapatillas y se dispuso a bajar al piso de abajo. Rezó por que su tía no se despertase en ese momento, pues eran bastante desagradables sus regañinas. Pisó un trozo de madera viejo y resbaló cayendo en el suelo, paró su respiración para oír a su tía, pero se tranquilizo cuando solo escuchó sus fuertes ronquidos.

Abrió la puerta de la calle y se le erizó el pelo de la nuca. Sintió un temor y quiso cerrar la puerta pero algo se lo impedía, así que al final decidió que era mejor salir a la calle que seguir luchando por cerrar una puerta que nunca se cerraría. Fue caminando hasta la plaza del pueblo, donde allí se sentó un buen rato. Escuchó un ruido detrás suya y se giró; era Marta, su amiga.

Hola -dijo- .¿Quieres que vayamos al bosque? Hoy yo tampoco puedo dormir.

Vale, pero yo volveré pronto, no quiero que mi tía se dé cuenta de que no estoy en casa.

Siguieron caminando hasta llegar al bosque al otro lado del pueblo.

¡Vaya!, esto es más grande de lo que yo creía -exclamó Marta- .

Bueno, ¿quieres que nos adentremos un poco más? No estaría mal investigar un poco. Quiero saber de dónde procede toda esta oscuridad que amenaza al pueblo, seguro que ha sido el viejo hechicero Marlock, todo el mundo le tiene miedo porque un día lo desterraron del pueblo por magia negra y amenazó al alcalde con el fin de pueblo, dijo que todas las personas que viviésemos aquí moriríamos, esa ha sido la causa por la que muchas familias se mudaron, pero muchas nos tuvimos que quedar por que no teníamos a dónde ir. Este es nuestro caso.

Caminaron hasta muy adentro del bosque, y daba la impresión de que no se podía regresar porque no se veía ni la luz de la luna, totalmente cubierta por las copas de los árboles.

Oye Marta, esto no me gusta, quiero volver a casa.

Ya no hay vuelta atrás, lo siento, además, tú fuiste el que quiso adentrarse más en el bosque.

Espera… Mira, allí a lo lejos se ve una casa. A lo mejor es la de Marlock, vamos a investigar.

Y los niños se pusieron en marcha hacia la casa que habían divisado desde lo lejos. Cuando llegaron se plantaron frente a la puerta, era una cabaña, como las que utilizan los guardabosques y tenía el tejado un poco destartalado, la puerta rota y las ventanas llenas de polvo. Como la puerta tenía agujeros, miraron por uno de ellos para ver que había dentro. Vieron a un hombre viejo, con pinta de no tener ganas de hacer nada y repantigado en un sofá. Los niños llamaron a la puerta. Esperaron un buen rato hasta que escucharon un ruido, como si alguien se pusiera a andar hacia la puerta para abrirles.

¿Quiénes sois? ¿Qué hacéis aquí? –preguntó el hombre- . No quiero visitas, quiero estar solo.

¿Por qué? –dijo Marta- Hemos venido a hablar contigo.

No tenéis nada de que hablar conmigo, ya soy viejo y quiero estar solo.

¿Eres Marlock? – Siguió preguntando Marta- .

Si, soy yo, ¿Qué queréis de mi?

Pero… ¿Por qué amenazaste al alcalde?, ¿por qué te desterraron?

Pues, yo no hice nada, el alcalde tenía envidia de mí, porque yo sabía hacer magia y él no. Pero él quería saber magia, entonces un día vino y me dijo que él también quería ser brujo y yo le respondí que no iba a revelar mis secretos de magia a nadie, entonces, él se puso furioso y se inventó que yo hacía magia negra para librarse de mí, y como toda la gente le cree a él más que a mí le creyeron y toda la gente estuvo de acuerdo en desterrarme del pueblo. Así que yo también me puse furioso con él y me vine a esta casa aislada para poder vengarme de él y me he vengado llevando la oscuridad a su pueblo.

Pero, ¿no te das cuenta de que eso también afecta a los que vivimos allí, no solo a él?

Es verdad, no había pensado en ello, lo siento pero por favor yo quitaré la oscuridad si le decís a vuestro alcalde que yo le enseñaré magia a cambio de que me deje vivir otra vez allí. Es que en realidad añoro mi preciosa casa del pueblo.

Claro que se lo diremos, cuenta con nosotros, ven, al pueblo, que convenceremos al alcalde.

Y se fueron todos juntos caminando bajo un atardecer precioso, el primero que Marta y Jorge habían visto desde hacía ya mucho tiempo

FIN

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: