Coltán. El mineral de los dispositivos electrónicos

28 enero 2009 a las 16:31 | Publicado en Tecnología | 2 comentarios

¿QUÉ ES?

Columbita-Tantalita, abreviado coltn, es un metal apagado que se encuentra en importantes cantidades en la zona de este del Congo que cuando se refina llega a ser tantalum metálico, un polvo resistente al calor que puede aguantar una alta carga eléctrica.

Todo esto, hace que sea un elemento vital para crear condensadores, los elementos electrónicos que controlan el flujo dentro de las placas de circuitos. Estos condensadores llamados tantalum son usados en casi todos los móviles, laptops, mp3, mp4, GPS, PDAs, portátiles, televisores de plasma y muchos otros dispositivos. El boom de la tecnología reciente ha hecho que el precio del coltán se dispare llegando a 400$ el kilo en Estados Unidos, unos 350 euros, haciendo que compañías como Nokia y Sony se pelean por él.

¿DÓNDE SE ENCUENTRA?

El principal productor de coltán, con cerca del 80% de las reservas mundiales, es la República del Congo, siguiéndole Australia con el 10% y compartiendo el tercer lugar Brasil y Tailandia con el 5%. Aparte de estas también, se explota en Etiopía, Nigeria, Mozambique, Zimbabwe, Egipto, Canadá, China y en Malasia, en esta última como subproducto de la minería y de la metalurgia de estaño.

La pega de este material, aunque directamente no tenga culpa, es que ha ayudado a financiar varios bandos de la Segunda Guerra del Congo, con un balance desastroso de 5 millones de muertos.

Ruanda y Uganda están exportando coltán robado al Congo a Estados Unidos.

¿CÓMO SE EXTRAE?

Es extraído a través de procesos primitivos similares a cómo se extraía el oro en California allá por 1800. Docenas de hombres trabajan excavando grandes agujeros en hileras para sacar el coltán del subsuelo. Los trabajadores entonces echan agua y el lodo formado, lo vierten a grandes tubos de lavado, logrando que el metal se deposite en el fondo debido a su alto peso. Un buen trabajador puede producir un kilo de coltan en un día. La extracción de coltán está bien pagada en el Congo. La media de un trabajador congolés son 10$ al mes, mientras que un currante del coltán puede conseguir de 10$ a 50$ a la semana.

FINANCIANDO EL CONFLICTO

Un informe polémico del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sacó a la luz la explotación en el Congo de recursos naturales, incluyendo coltán, por otros países involucrados en la guerra actual. Hay informes que demuestran que la vecina Ruanda y Burundi están involucradas en el contrabando de coltán en el Congo, usando las ganancias generadas por el alto precio del coltán para continuar esforzándose por que la guerra prosiga. El informe estima que la armada ruandesa hizo al menos 250 millones de dólares por un periodo de 18 meses a través de la venta de coltán, a pesar de que el coltán no es extraído en Ruanda. Todos los países involucrados en el conflicto deniegan haber explotado los recursos naturales del Congo.

CONSECUENCIAS MEDIOAMBIENTALES

La República Democrática del Congo posee el 80% de las reservas mundiales estimadas de coltán, este mineral está considerado altamente estratégico y por ello se entiende que exista una guerra en el Congo desde 1998. Según las Naciones Unidas, el Ejército Patriótico Ruandés ha montado una estructura para supervisar la actividad minera en Congo y facilitar los contactos con los empresarios y clientes occidentales. Traslada el mineral a Ruanda donde es tratado antes de ser exportado. Los últimos destinatarios son EEUU, Alemania, Holanda, Bélgica y Kazajistán. Esta guerra, directamente relacionada con la explotación inmoral de este mineral, arroja un saldo de mas de 5,5 millones de víctimas, lo que supone el mayor número de muertes desde la segunda guerra mundial. Ruanda y Uganda, han sido acusados en varios informes internacionales, del expolio y tráfico de estas riquezas minerales del Congo. Siendo varios países occidentales los principales beneficiarios, la ayuda económica y militar continúa durante el conflicto. Se firmaron planes de apoyo y cooperación entre Estados Unidos y estos dos países, los cuales además de enriquecerse con el tráfico del mineral, vieron cómo parte de sus deudas externas fueron canceladas y se los consideró como modelos de desarrollo económico de la región. Entre las empresas más importantes con intereses en la región, ha sido mencionada la American Mineral Fields, en la que George Bush, padre del expresidente americano, tiene notables intereses. Durante los años transcurridos hasta hoy han disputado la guerra dos bandos: de un lado Ruanda, Uganda y Burundi apoyados por EEUU y los créditos del FMI y el Banco Mundial, y del otro lado Angola, Namibia, Zimbaue, Chad y las milicias Hutu y Mai Mai. (REF – Alberto Vázquez Figueroa, enviado especial de La Vanguardia y TVE, autor de más de sesenta libros, ha sido testigo de guerras en Guinea, Chad, Congo; República Dominicana, Bolivia o Guatemala (Revista Geo Nº261).

La explotación del coltán, especialmente en Congo, ha ocasionado diversas polémicas sobre las posibles consecuencias a nivel social y ambiental. La explotación de este recurso ha alimentado conflictos armados entre facciones locales, apoyadas, en algunos casos, por gobiernos extranjeros como el de Uganda. Esto plantea un dilema moral similar al de la comercialización de diamantes de guerra. Otras preocupaciones derivadas de la extracción del coltán pasan por la explotación laboral de los trabajadores que participan en la misma o la destrucción de ecosistemas, pues los principales yacimientos coinciden con los habitas de gorilas en peligro de extinción.

La ocupación ruandesa del este del Congo ha significado que la República Democrática del Congo haya sido incapaz de explotar este recurso en beneficio propio. Un informe reciente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha reportado que una gran cantidad de este mineral está siendo explotado de forma ilegal y trasladado de contrabando a través de las fronteras por milicias de las vecinas Uganda, Burundi y Ruanda. Se estima que el ejército ruandés ha tenido un beneficio de como poco 250 millones de dólares en unos 18 meses de venta de coltán. Sin embargo, estas estimaciones son difíciles, puesto que Ruanda tiene sus propios depósitos de coltán, haciendo que el mineral adquirido mediante el contrabando sea difícil de identificar.

El contrabando de coltán también se ha identificado como la mayor fuente de ingresos para la ocupación militar del Congo. Debido a la dificultad de distinguir entre la explotación legítima y la ilegítima, algunos fabricantes de aparatos electrónicos han decidido, por motivos éticos, dejar de lado esta zona del mundo como fuente de coltán, y dirigirse a otras fuentes.

Los tres países identificados por las Naciones Unidas como contrabandistas de coltán han negado estar involucrados. El periodista austriaco Klaus Werner ha documentado los vínculos entre compañías multinacionales y el tráfico ilegal de coltán.


2 comentarios »

RSS feed for comments on this post.

  1. a mi sinceramente me da muxa pena esto x q no pensamos en los demas?

  2. Muy interesante el artículo. Seguid así.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: