Poema: El viejo canal

24 marzo 2010 a las 09:48 | Publicado en Relatos-poemas | Deja un comentario

Huyendo del implacable estío meridional

y dejando atrás el tedio y las preocupaciones,

marché al norte en busca de una respuesta

que pusiera fin a tanta incertidumbre.

Viajé por mil caminos,  crucé las estaciones,

vi otras gentes, otras costumbres,

y el ojo captaba todas aquellas novedosas vivencias.

Qué gratificante es el viajar sin tener marcado un rumbo,

sin temores a retrasos o a cancelaciones,

viajar como se viajaba antes, sin turismo, ni hoteles,

siguiendo el propio ritmo que marcan nuestros pasos,

porque además de conocer otros sitios, otras situaciones,

tenemos la oportunidad de ahondar en nuestro interior,

de visitar aquellas parcelas del ser

que la vida cotidiana y sus problemas nos ocultan.

Entonces llegué a esa ciudad regada por los canales,

que como una Venecia del norte, llamaba a la paz y

al silencio de sus melancólicas calles.

“Aún vagarán por aquí las almas de los Tercios de Flandes”,

pensé en recogimiento, absorto por la belleza de aquel rincón

en el que el tiempo parecía haberse detenido,

en presencia de la oscura agua, la frondosa vegetación,

y los gruesos muros de las casas que se hundían en el viejo canal.

Allí olvidé mi tristeza, que se había diluido

como un motivo más de ese inolvidable paisaje.

Javier Carrasco

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: