Tareas y proyectos (S.XXI)

9 junio 2010 a las 21:58 | Publicado en General | Deja un comentario
Escucho y olvido
Veo y recuerdo
Hago y comprendo
Confucio

El desarrollo de competencias educativas necesita un aprendizaje  activo que prepare al alumno para saber hacer aplicando el conocimiento.

Hasta ahora pensábamos sobre todo en contenidos. La LOE cuando habla de las competencias  como un nivel superior de aprendizaje nos está diciendo  que pensemos mas en qué hacer  con los contenidos.

Se pretende cambiar la preocupación de saber por saber hacer y para ello procurar trabajar tareas en clase  que se basen en contextos reales (trabajo, tiempo libre, contexto familiar, etc.) o simulados relacionados con nuestra materia (investigadores en un clase de ciencias, historiadores o personajes históricos, ingenieros, escritores, periodistas, ciudadanos, ongs, trabajadores, en la cocina, en el taller,  etc.)

Para conseguir alcanzar las competencias es imprescindible que se seleccionen muy bien las tareas de forma que haga que los alumnos para hacerlas movilicen todos sus recursos. Lo esencial para que se adquieran las competencias es definir muy bien las tareas.
Da coraje que no hagamos posible el deseo que  muestran las viñetas siguientes de “Educa con Tic”

Un proyecto es un trabajo  algo mas complejo, que se puede descomponer en un conjunto de tareas, que tiene una mayor duración y que puede implicar a distintas disciplinas.

Todo esto supone un cambio de metodología. El profesor se vuelve un mediador que organiza su clase en forma de  tareas y actividades a realizar en cada unidad  e intervine en labores de organización y también  cuando sus alumnos no saben qué hacer o hay que introducir conceptos complicados. Mientras tanto deja que los alumnos de forma colaborativa trabajen con los recursos de los que dispongan (libros, ordenador, etc.) y evalúa los resultados. Cuando explica lo hace con un objetivo puntual y deja la mayor parte del tiempo para que el alumno siga con su trabajo.

Para todo ello habría que acabar con el exceso de contenidos y con los temarios interminables que imponen los libros de texto, con las clases expositivas, con los apuntes  sintéticos de contenidos inmensos, con el estudio y trabajo siempre individual  y con los exámenes  como único instrumento de evaluación.

Conclusión: El aprendizaje por tareas y proyectos es un proceso activo y coordinado que posee mucha flexibilidad, la misma que le permite poder adaptarse a los distintos grupos de estudiantes, necesidades de trabajo y disposición de recursos. ¡Podemos!

Por Francisco Aguilera

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: