Diario de un vampiro IV

2 abril 2011 a las 07:31 | Publicado en Relatos-poemas | 1 comentario

 Caminamos un largo recorrido hasta llegar a su gran mansión. A sus alrededores había una especie de mini-bosque, ya que estaba retirada de lo que era el pueblo y aún más de la ciudad.

 Se podía distinguir a lo lejos, tenía lo que eran las típicas torres altas de las mansiones más antiguas que pudiesen existir. Nuestros abuelos, de jóvenes, la reformaron completamente, por fuera y por dentro, fue en aquellos tiempos cuando murió nuestro abuelo, según la policía de aquella época, anunciaron de que en una de las reformas del tejado se resbaló y cayó dolorosamente al suelo, pero mi abuela piensa que no es verdad, y que algo, no se sabe qué, rondaba por el bosque, no fué ningún accidente.

 Nuestra abuela cayó en una profunda depresión, ya le daba igual todo, pero siguió adelante como pudo, hasta ahora…

 Todo esto nos lo contó a su manera mientras nos dirigíamos hacia su casa. Imaginando cómo viviríamos allí, cómo sería de grande todo aquello…

 Hacía frío, y nuestros abrigos no nos camuflaban de los inesperados escalofríos de aquel tiempo, la estación de invierno más dura que se hubiesen imaginado. Nos bajamos del coche, mis oídos percibían el chirriar de la apertura de la puerta del carruaje en el que íbamos.

 Estaba lloviendo, se avecinaba una tormenta y queríamos terminar la mudanza rápido, la sirvienta sudamericana que vivía con nuestra abuela nos ayudó, se veía una bellísima persona.

 Afortunadamente, acabamos antes de lo previsto, aquella casa era enorme y conservaba algo enigmático, al entrar, se ve un recibidor grandísimo con una tira de escaleras hacia la planta de arriba, todas las puertas eran altísimas y con enormes decorados, una mansión del siglo IX o así, en el salón, colgaba del techo una gran lámpara de araña, con sus pequeños miles de cristalitos brillantes colgando. Subimos a la planta de arriba, un largo pasillo abordaba siete puertas, todas de madera de pino, cuatro a cada lado, y una enfrente. ¿Qué escondería aquella puerta marginada?

                                                                                                                                                                                                             Juani Cazorla

 

1 comentario »

RSS feed for comments on this post.

  1. muy buena historia! yo também escrebo hitorias de vampiro em mi blog.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: