Las ONGs

23 mayo 2011 a las 20:00 | Publicado en Temas sociales | Deja un comentario

Si queremos saber cuál es el origen de las ONGs tenemos que remontarnos a las misiones y otras organizaciones de la Iglesia católica que posteriormente serían imitadas por muchas entidades con el objetivo de conseguir el desarrollo y la integración de colectivos humanos en situaciones de clara desventaja. En el siglo XVII se llamaron propaganda fide, propaganda de la fe en tierras de misión.

 A finales del siglo XIX se desgaja lo que iba a ser la primera y gran ONG secularizada: la Cruz Roja.

 La proliferación de las ONGs se inicia a mediados del siglo XX y su éxito se debe a la labor solidaria y el espíritu altruista de sus voluntarios. La constitución de una ONG requiere una serie de requisitos tales como el ser una organización sin ánimo de lucro, formada por voluntarios, que funciona con independencia del gobierno y que es expresión de la solidaridad de la sociedad.

 En la cultura actual existen infinidad de ONGs que trabajan en los ámbitos más diversos.

En 1981 nació Brigadas Internacionales de Paz (PBI). Su principal objetivo es la protección de los derechos humanos de la población civil que vive en zonas donde hay conflictos armados, desde el convencimiento de que se pueden resolver de manera pacífica y no violenta.

Esta organización tiene dos precedentes: en primer lugar, un movimiento ideado por el pacifista indio Mahatma Gandhi, que en 1921 empezó a formar personas voluntarias cuya idea principal era la mediación entre las partes implicadas en un conflicto; el segundo precedente es el Shanti Sena (Ejército de la Paz), creado en 1957 por Vinosa Bhave, discípulo espiritual de Gandhi, y formado por personas que actuaban como mediadoras entre los líderes de los grupos que se enfrentaban violentamente en la India.

El trabajo de Brigadas Internacionales de Paz consiste en enviar observadores internacionales a las zonas donde se está produciendo un conflicto en el que una o más partes usa algún tipo de violencia contra personas desarmadas, siempre que haya una solicitud expresa por parte de organizaciones locales que han sufrido algún ataque o han recibido amenazas. Los grupos voluntarios de Brigadas Internacionales de Paz protegen con su presencia a personas amenazadas de muerte o de secuestro. Este acompañamiento de la población civil local contribuye al fortalecimiento de la posibilidad de de hallar soluciones pacíficas a los conflictos.

Brigadas Internacionales de Paz ha actuado en países como El Salvador, Sri Lanka, Timor Oriental, Haití, Nicaragua, la región de África central y los países que formaban parte de Yugoslavia durante la guerra de los Balcanes. Actualmente lo hace en Colombia, Guatemala, Indonesia, Nepal y México.

Ashalayam significa en sánscrito `la casa de la esperanza‘. Nace en 1985 con un objetivo claro: devolver la esperanza y la dignidad a los miles de niños de las calles de Calcuta, independientemente de su raza, sexo o religión. Ashalayam quiere dotar a los niños de las herramientas necesarias para que sean ellos mismos los dueños de su futuro, permitiéndoles el acceso a la educación y a la formación profesional.

Bajo la dirección del padre George, salesiano indio, se encuentra un equipo formado por diversos religiosos en colaboración con 150 personas de diversas confesiones e ideologías; todos ellos dirigen sus esfuerzos a mejorar social y moralmente la vida de los niños de la calle.

En Ashalayam han desarrollado la siguiente  metodología: Los educadores se acercan a los niños de la calle, juegan con ellos y se convierten en sus amigos. Les ayudan a dejar las calles para que vuelvan a ser personas satisfechas personalmente e implicadas socialmente. Si es posible, incluso tratan de volver a ponerles en contacto con sus familias y les acompañan de nuevo a sus hogares. Cuando los niños se dan cuenta de que hay algo mejor que la calle, los educadores les ayudan a mantener unos hábitos de higiene y les proporcionan una educación en valores destinada a que tengan un comportamiento educado. En Ashalayam se da a los niños la posibilidad de optar entre la formación académica o la profesional. Les ayudan a crearse un futuro ahorrando en una cuenta bancaria. Cuando los chicos cumplen 18 años viven en unas casas de alquiler pertenecientes a Ashalayam. Muchos de los chicos tienen una formación profesional que les permite trabajar. Con el dinero que han ido ahorrando y con la ayuda del centro pueden comprarse una tierra o construirse una casa.

En todo este proceso de reinserción social lo más importante es que los niños siempre están acompañados y se sienten valorados, respetados como personas y, sobre todo, queridos.

Cáritas es una de las mayores organizaciones de ayuda a los más desfavorecidos de nuestro país. Cáritas Española coordina la acción social que se lleva a cabo a través de las diversas Cáritas de cada diócesis y de cada parroquia. Propone diferentes programas adecuados para fomentar la promoción de las personas y los grupos en situación de exclusión que son atendidos.

También, en colaboración con Cáritas Internacional, ofrece ayuda de emergencia a aquellas personas afectadas por catástrofes naturales, hambruna, guerra y epidemias, y coopera con Cáritas de estos países en la ejecución de proyectos de desarrollo en los países empobrecidos del Sur.

La labor de Cáritas es muy diversa. Desarrolla actividades de asistencia, rehabilitación e inserción social de personas en situación de pobreza y exclusión social tanto en España como en los países del Sur: personas sin hogar, parados, personas mayores, mujeres, niños, jóvenes, inmigrantes, reclusos, drogodependientes, enfermos de sida… Y también denuncia las causas de las injusticias que generan estas situaciones y las combate.

Cáritas lleva a cabo esta tarea de lucha contra la pobreza y la exclusión social gracias a su infraestructura estatal e internacional, y gracias sobre todo a las aportaciones de miles de donantes anónimos que colaboran de forma desinteresada con sus fines humanitarios.

El 90% de las personas que colaboran con Cáritas son voluntarios. Este compromiso de más de 66.000 voluntarios y voluntarias, junto a la actuación de algunos profesionales, garantiza la calidad y efectividad de las acciones que se desarrollan a favor de los colectivos excluidos de nuestra sociedad.

Este movimiento asociativo que es el de las ONGs, que no busca obtener unos beneficios sino mejorar la sociedad, es uno de los elementos que definen nuestro mundo en las tres últimas décadas.

                     Sergio Pastor, Cristina Villar, Alejandro Zamora, Iris Sánchez y Juani Cazorla

 

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: