La fuente de la juventud

7 mayo 2012 a las 17:49 | Publicado en Relatos-poemas | Deja un comentario

Érase una vez un chaval normal, tal cual, ni muy extraordinario ni mediocre. El chaval se llamaba Eric y tenía 17 años. El sueño de Eric desde pequeño era ser arqueólogo. Él soñaba con descubrir alguna ruina o un fósil prehistórico cuando fuese mayor. No encontró ninguna de las dos cosas pero a los veinticinco años consiguió ser un gran arqueólogo y un experto caza tumbas.

Un día estaba en casa y lo llamó un amigo de la infancia, Luis. Le contó que quería ir con él a la selva a ver si descubrían algún animal o planta de alguna nueva especie. El propósito de Luis no era ese pero Eric no sabía lo que se traía entre manos. Luis quería aprovecharse del gran conocimiento de la sabana que tenía Eric. Era uno de sus lugares favoritos del planeta. Luis quería encontrar la famosa fuente de la juventud gracias a una tribu que conoció una vez en una expedición que hizo en la selva.

Zarparon en un pequeño barco de pesca que habían alquilado a un viejo pescador de la zona. Tardaron tres días en llegar a su destino. Se adentraron en la selva gracias a una brújula que tenía Luis. En el camino se encontraron con una tribu caníbal que los retuvo y tuvieron que estar meses como esclavos.

A los seis meses, una de las personas de la tribu, un anciano, que parecía tener mucha vitalidad, les abrió la celda y les dijo que le siguieran. Llegaron a una zona muy extraña. De repente vieron una luz azul y una pequeña fuente que relucía bañada de oro. Luis se volvió completamente loco por conseguir el agua de la fuente pero el anciano lo detuvo con un empujón en el pecho. Entonces Luis sacó una navaja, se la clavó en el pecho y lo dejó caer. Eric lo agarró entre sus brazos y contempló como Luis bebía de aquella agua. Eric estuvo un rato con el anciano entre sus brazos. Éste le dijo que no tendrían que haber venido a este lugar por que la gente de su tribu tarde o temprano se enterarían de lo que había hecho Luis. Luis ansioso por beber de aquella fuente reluciente sacó una botella de latón y empezó a llenarla. De repente Eric se levantó y le dijo a Luis que estaba loco por lo que estaba haciendo pero Luis no le hizo ni caso, le dio un empujón y se fue corriendo entre los arbustos y palmeras que había por allí. A Eric le dio igual y se quedó con el anciano.

Luis encontró una pequeña balsa en la playa y decidió huir con ella porque si cogía el barco que habían alquilado haría demasiado ruido y se enterarían de que se iba a escapar.

Eric cogió entre sus brazos al anciano y lo llevó hacia la aldea para que su gente lo curase. Cuando llegó a la aldea estaban todos los de la tribu asustados porque iba a morir uno de sus aldeanos más sabios. Eric recordó que en la petaca de Luis quedaba un poco de agua de la fuente. La había recogido del suelo y guardado en su mochila cuando Luis le dio el empujón. La sacó de su mochila y se la dio al anciano para que bebiese. De repente la herida del anciano se empezó a curar y éste empezó a tomar color y a recuperar el aliento. Eric no se detuvo ni un momento en pensar donde estaría Luis.

Luis se adentró en una corriente de agua muy fuerte, su balsa volcó y se quedó nadando en el agua, diez minutos después estaba tan cansado que se ahogó.

Eric se despidió de los aldeanos y decidió irse a su casa para escribir aquella noticia tan emocionante que le había ocurrido en esa semana.

                                                                  José Antonio Aljarilla Martos 3º de ESO

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: